PROPIEDAD HORIZONTAL. No constituye servidumbre la obligación de los copropietarios de soportar el paso por su terreno privativo para poder acceder a los elementos comunes

Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil, Sentencia de 13 Dic. 2001, rec. 2367/1996

PROPIEDAD HORIZONTAL. No constituye servidumbre la obligación de los copropietarios de soportar el paso por su terreno privativo para poder acceder a los elementos comunes.

Con base a esos antecedentes la Sala sentenciadora emite su «ratio decidendi» estimatorio en parte de la apelación en los términos que se recogen en su F.J. 3º, «Sentado lo anterior es incuestionable la procedencia de la pretensión actora, en punto a la condena a los demandados a permitir el acceso a su propiedad para atender los elementos comunes, en base a lo previsto en el art. 9, regla 4ª, de la LPH, que, dentro de las obligaciones de los comuneros, establece la de permitir la entrada en su piso o local para realizar las reparaciones precisas en los elementos comunes, norma que es aplicable al presente supuesto, tanto por la expresa remisión a dicha Ley de 21 Jul. 1960, contenida en el título constitutivo, como por la reiterada Jurisprudencia que ha venido considerando aplicable a las urbanizaciones aquel régimen jurídico, por razón de los elementos o servicios comunes que las integran (así Sentencias del TS de 13 Nov. 1985, 18 Abr. 1988, 28 May. 1986, 13 Mar. 1989 y 23 Sep. 1991). Es irrelevante que no se haya probado en autos que el terreno donde está la antena sea común, constando por el contrario que la instalación se encuentra en la propiedad de los demandados, pues lo trascendente es que se trata de un elemento común de la urbanización, igual que lo son los tubos de calefacción central de un edificio, y por la misma razón que todo comunero debe permitir la entrada a su piso para las labores de mantenimiento, reposición y reparación que las conducciones generales de esa calefacción precisen, los aquí demandados tienen la obligación de consentir el acceso para posibilitar el adecuado mantenimiento de dicha instalación común; sin que sea preciso constituir para ello una verdadera servidumbre, sino cumplir con una obligación “ob rem”, como es la derivada del referido artículo 9.4ª L.P.H., que vincula a los Sres. A y de las H., quienes adquirieron el chalet sabiendo que allí estaba la instalación, como se patentizó en la Junta de 26 Mar. 1987 (folio 70), estando plenamente vinculados por el acuerdo adoptado en la Junta de 26 Nov. 1985, que ratificó la ubicación en el chalet (folio 50), acuerdo que no consta impugnado y despliega plena eficacia y virtualidad, tanto frente a los copropietarios que ostentaban el dominio a la fecha de su adopción, como frente a los ulteriores que lo adquirieron de alguno de aquéllos, subrogándose en su posición y obligaciones»; por lo que se acoge la demanda, salvo en lo concerniente a que se declare como de propiedad común el terreno donde están ubicadas las antenas e instalaciones. Decisión, pues, que revoca la del Juzgado de Primera Instancia, desestimatoria de la demanda y estimatoria en parte de la reconvención, que declara, asimismo, la inexistencia de la servidumbre de paso a que se refería la reconvención, examinándose la petición de la reconviniente sobre dicha servidumbre de paso, que no puede declararse, por cuanto que, la actora carece del título correspondiente según se razona en su F.J. 3.º